CONTADOR

lunes, 28 de diciembre de 2015

Limpieza de hígado y vesícula biliar con este maravilloso remedio casero.

Cuando el hígado y la vesícula ya están contaminados, es necesario, además de llevar una dieta sana y equilibrada, recurrir a algún remedio adicional

El hígado cumple una función muy importante en la salud general del organismo al ser el responsable de filtrar la sangre de toxinas, virus y bacterias, además de desempeñar un papel fundamental en el metabolismo y el sistema inmunológico del cuerpo.

Por este motivo, su buen funcionamiento es esencial para prevenir enfermedades y diferentes trastornos que pueden aparecer cuando el cuerpo no tiene la capacidad de eliminar de forma adecuada todos los desechos.

Para facilitar su trabajo, resulta ideal recurrir a una limpieza de la vesícula biliar e hígado, con el fin de eliminar todas las sustancias de desecho acumuladas, y así garantizar su óptimo estado.

Problemas por el hígado dañado

Cuando el hígado empieza a tener dificultades para trabajar y su capacidad para realizar las funciones vitales se debilita. Entre estas se incluyen:
  • Combatir infecciones.
  • Fabricar enzimas y proteínas esenciales.
  • Secretar la bilis para ayudar a la digestión.
  • Absorber y almacenar nutrientes esenciales como las vitaminas A, D, E y K.
  • Fabricar y regular las hormonas.
  • Eliminar los desechos de la sangre.
¿Cuáles son las causas del daño hepático?
El organismo tiene que trabajar las 24 horas para eliminar las sustancias tóxicas y de desecho que llegan a diferentes órganos del cuerpo como consecuencia del estilo de vida moderno y los radicales libres.

El hígado es uno de los órganos que más trabajo recibe y una sobrecarga de labores puede derivar en serios daños y alteraciones de su funcionamiento.

Entre las principales causas del hígado dañado se destacan:
  • El uso y abuso de drogas recreativas y prescriptivas.
  • Acumulación de toxinas absorbidas por la piel, por la respiración o por los alimentos.
  • Ataques autoinmunes como la hepatitis no infecciosa, la hepatitis viral o el cáncer.
  • Factores medioambientales.
¿En qué consiste la limpieza del hígado y la vesícula biliar con aceite de oliva y toronja?

Modificar los hábitos de vida mediante la adopción de una alimentación saludable, más consumo de agua y ejercicio es uno de los pasos más importantes para lograr una limpieza hepática y prevenir daños en este órgano vital.

Cuando el hígado y la vesícula ya están contaminados, es necesario tomar medidas más drásticas y apoyar la dieta con algún tipo de remedio que contribuya a depurarlos y facilitar la eliminación de sustancias de desecho.

La combinación de aceite de oliva y toronja puede actuar como tónico y depurador hepático y biliar, 
por lo que podríamos incluirlos en nuestra dieta para que cumplan con su función depurativa a diario.

Beneficios del aceite de oliva
Este ingrediente de la dieta mediterránea es un protector natural del hígado, gracias a su alto poder antioxidante que frena la acción de las toxinas que llegan al organismo como consecuencia de la exposición a la contaminación y los químicos del ambiente.

El aceite de oliva reduce la inflamación y el estrés oxidativo causado por las toxinas y, gracias a su poderosa acción antioxidante, nos ayuda a proteger las células hepáticas.

Beneficios de la toronja

Esta fruta es un diurético por excelencia, además de ser rica en vitamina C, beta-caroteno y bioflavonoides, antioxidantes que contribuyen a eliminar los desechos del cuerpo.

El jugo natural de toronja impulsa la producción de enzimas desintoxicantes del hígado, responsables de detener la acción de los radicales libres y prevenir enfermedades crónicas como el cáncer.
¿Cómo realizar esta limpieza?

La siguiente fórmula para desintoxicar el hígado y la vesícula biliar es efectiva siempre y cuando se apoye con la adopción de un plan de alimentación saludable y la reducción de aquellos factores que pueden originar la intoxicación.

Ingredientes
  • ½ pomelo rojo
  • ¼ limón pequeño
  • 1 diente pequeño de ajo rallado
  • 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen (25 o 50 g)
Preparación
  • Cortar la mitad de la toronja en dos y reservar la cáscara.
  • Cortar de la misma forma el limón y luego introducirlo en la licuadora junto con la toronja, el ajo triturado y el aceite de oliva.
  • Batir los ingredientes a velocidad baja hasta formar una pasta y reservarla durante una hora.
  • Pasado el tiempo recomendado, comer una cucharada de la mezcla o diluirla en agua.
Modo de uso
Esta limpieza es muy corta, pues solo se debe hacer durante dos días, máximo tres.
Comer la pasta por la mañana y por la noche, y para complementar la depuración, tomar té de hierbas, caldos de verduras y batidos naturales.