CONTADOR

domingo, 20 de diciembre de 2015

Existen una y mil razones para colocar un diete de ajo o el corazón de una cebolla en la oreja. ¡Cuida tu salud!

Una gran cantidad de estudios científicos publicados sobre las cebollas y los ajos han demostrar que son tan potentes que se pueden utilizar en todo tipo de tratamientos de diferentes enfermedades.

Pueden combatir crecimiento de muchos tipos de tumores, ayudan a promover la función saludable de hormonas, mejoran la función inmune, son altamente protectora de los nervios y el sistema cardiovascular, tienen efectos notables en la reducción del colesterol, ayudan a mantener la presión arterial sana, inhiben el endurecimiento de las arterias y mejoran la elasticidad de los vasos sanguíneos, ayuda a luchar contra el cáncer y reduce el riesgo de contraerlo.

Por otro lado, además de limitar la ingesta de grasas y azúcares, comer cebollas o ajo mantiene un nivel normal de azúcar en su sangre y su peso.
Propiedades médicas de las cebollas y los ajos
Las cebollas y los ajos tienen propiedades antibacterianas y eliminan las toxinas del cuerpo. Además, contienen un flavonoide llamado quercetina, que actúa como un potente antioxidante, antihistamínico, anti-colesterol, y anti-inflamatorio. La mayor concentración de este flavonoidis está situado en la parte del centro de la cebolla.