CONTADOR

sábado, 14 de noviembre de 2015

Una combinación milagrosa para obtener un vientre plano en poco tiempo.

La avena es uno de los cereales más populares para la dieta. Es un alimento funcional y completo, principalmente por sus beneficios para el intestino por su alto contenido de fibra y por estimular la sensación de saciedad. Contiene potasio lo que beneficia en la reducción de la tensión arterial y el exceso de colesterol malo para nuestro organismo. La avena es uno de los cereales más completos a la hora de realizar una dieta equilibrada.

La semilla de Chia
Las semillas de chia al tener contacto con el agua, crece y absorbe el líquido, convirtiéndolo en una sustancia gelatinosa que es la que proporciona la sensación de llenura y saciedad. Es una gran fuente vegetal de ácidos grasos omegas 3. Permite el crecimiento y la regeneración de tejidos, ideal para el período de embarazo y lactancia.

La combinación de estos dos alimentos, resulta ser una bomba de nutrientes y beneficios. Consumirlos juntos es el mejor suplemento alimenticio que puedes encontrar. Si consumes un buen desayuno con ellos, tendrás energía desde la mañana hasta el momento de ir a dormir.

Te proponemos un desayuno muy nutritivo y vigorizante que, además, te ayudará a bajar de peso y conseguir el vientre plano que siempre soñaste.

Beneficios de combinar avena y chía.


La chía es una de las fuentes naturales de aceites esenciales Omega3 y Omega6. Previene de enfermedades cardiovasculares, disminuye los niveles altos de colesterol malo en la sangre, es antiinflamatoria y antioxidante. Es muy recomendada para personas que sufren de artritis o artrosis y en deportistas, ya que regenera los tejidos desgastados del cuerpo. Además, contiene más cantidad de calcio que la leche y sus derivados.

La avena es rica en proteínas, minerales y fibra. Contiene betaglucano, una sustancia muy beneficiosa para la salud humana. El betaglucano es una fibra soluble que disminuye el colesterol malo y promueve la salud cardiovascular. Si se consume de manera regular, también ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre y los triglicéridos.



Desayuna con avena y chía.
Te traemos la receta de un desayuno súper nutritivo y energético. Puedes realizarlo tan sólo en 10 minutos y no es para nada costoso. Puedes sumarlo a tu dieta habitual hipocalórica o no, ya que no contiene muchas calorías pero provee de grandes beneficios.

En una porción de este desayuno estás consumiendo proteínas, hidratos de carbono, grasas saludables, vitaminas, minerales y fibra natural, lo que beneficia a conseguir un vientre plano. También, la fibra, es la encargada de brindarte sensación de saciedad, por lo que podrás realizar tu dieta sin pasar hambre, ni sufrir.

Te invitamos a realizar la siguiente preparación que, además de todos los beneficios que nombramos anteriormente, ¡es deliciosa! Por lo tanto, si no te convencen sus propiedades, debes probarla por su exquisito sabor:

(Rinde para dos personas)

Ingredientes:
  • 500 ml de agua pura.
  • 1 taza de avena.
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla.
  • 1 rama de canela o 1 cucharadita de canela en polvo.
  • 2 cucharadas de miel.
  • Una pizca de sal.
  • 4 cucharadas de semillas de chía.
Elaboración:
  • Colocar el agua, la canela y la vainilla en un recipiente y llevar a fuego alto.
  • Cuando comience a hervir, bajar a fuego lento. Agregar la avena y cocinar por 5 minutos. No debes tapar el recipiente.
  • Pasado este tiempo, retira del fuego y deja reposar. Ahora sí, debes tapar el recipiente y esperar 5 minutos.
  • Si cocinaste con una rama de canela, debes desecharla en este momento. Agrega la miel, la pizca de sal y mezcla toda la preparación para que los ingredientes se unan bien.
  • Sirve en un tazón cuando está caliente, espolvorea las semillas de chía por encima.
  • Antes de comer, revuelve bien todo. Puedes agregarle, a esta receta, frutos secos o frutas frescas como fresas, moras, arándanos, kiwi, banana, mango o la que tú prefieras.
No es conveniente que agregues leche a esta preparación ya que eso te inflamará el estómago.